domingo, 10 de abril de 2022

Poema de René Char



En mi tierra, las tiernas pruebas de la primavera y los pájaros mal vestidos

son más estimados que los fines lejanos.

La verdad aguarda a la aurora junto a una vela. No nos cuidamos del cristal de la ventana : qué le importa al atento.

En mi tierra no se interroga a un hombre emocionado.

Sobre la barca zozobrada no hay sombra maligna.

Los buenos días a medias : eso no se conoce en mi tierra.

No se pide en préstamo más que lo que puede devolverse aumentado.

Hay hojas, muchas hojas en los árboles de mi tierra. Y las ramos son libres si no quieran dar fruto.

No creemos en la buena fe del vencedor.

En mi tierra se sabe agradecer.


        
 

lunes, 28 de marzo de 2022

Poema de Hojas de hipnos, René Char


 



Me encanta el pueblo de los prados.Su belleza frágil y carente de veneno no me canso de recitármela.El ratón de campo, el topo, chiquillos lóbregos perdidos en la quimera de la hierba, el lución hijo del cristal, el  grillo más manso que nadie, el saltamontes que taconea y cuenta su ropa tendida, la mariposa que simula la ebriedad y pone nerviosa a las flores con sus hipos silenciosos, las hormigas a las que la vasta extensión verde hace sentar la cabeza, y de inmediato por encima los meteoros golondrinas...
Pradera, eres el botiquín del día.

René Char

viernes, 18 de marzo de 2022

La citroneta azul


 


 

LA CITRONETA AZUL

 

                                                        

 

 

 

                                                         En una citroneta azul

                                                         haciendo sonar el claxon de la luna

                                                         voy de regreso al pueblo donde mis amigos

                                                         salen cada noche a esperar los ovnis.

 

                                                         Sueñan en el cielo las estrellas

                                                         y las fugaces sombras de las niñas muertas

                                                         elevan en los prados sus cometas

                                                         con recados para los platillos voladores.

 

                                                         Todo esto se podría decir de otra manera

                                                         si allá tras las cortinas del espacio

                                                         existiera el silabario, el colibrí, la esfera 

                                                          del vagabundo aerolito de los pájaros.

 

                                                         Yo no espero otra luz que la tristeza

                                                         de quien regresa a una escuela abandonada

                                                         donde aletean todavía en la pizarra

                                                         las mariposas blancas de la melancolía.



                                                                           Juan Carlos Mestre

                                                                           Libro La casa roja

 

 

 

El poeta es un asunto allí en lo invisible


 


 

                EL POETA ES UN ASUNTO ALLÍ EN LO INVISIBLE

 

 

 

 

 

                    Ese hombre es invisible, su materia de alondra es invisible,

                    anda en lo invible con pasos que hacen ruido en las calles invisibles,

                    come cosas invisibles, respira lo invisible, paga con monedas invisibles.

                    El poeta es un asunto allí en lo invisible, cruza ríos invisibles,

                    se acuesta con mujeres invisibles, habla con palabras invisibles.

                    Está en Dublín y es invisible, va por el cielo en aviones invisibles,

                    en su corazón la melancolía es invisible, piensa en cosas invisibles,

                    lee a Kavanagh que escribía libros invisibles, 

                    por ejemplo esto es invisible: My soul is and old horse

                    offered for sale in twenty fairs.

                    Su furia es invisible, su tempestad también es invisible,

                    trabaja en una fábrica invisible, gasta sus codos en mesones invisibles,

                   Teillier era invisible, Parra casi es invisible, nadie ha visto a Rojas.

                   Los obreros brindan al final de la jornada con jarras invisibles de cerveza,

                   los solitarios se hospedan en hoteles invisibles, llaman por teléfono

                   a chicas invisibles, esperan en esquinas invisibles a otros invisibles.

                   En el verano la lluvia es invisible, abren entonces un paraguas invisible,

                   se van a provincias invisibles a leer poemas invisibles,

                   se encuentran en un parque con alguien invisible, aman lo invisible.

                   El poeta es un asunto allí en lo invisible, este mismo poema es invisible,

                   un espejo es invisible, la ciudad en la que vivo es invisibles,

                   lo imprescindible y lo insignificante, eso es lo invisible.



                                                        Alexandra Domínguez

                                                        Libro La conquista del aire

 

sábado, 26 de febrero de 2022

poema del libro museo de la clase obrera de Juan Carlos Mestre


 


 

 

las patatas enterradas en un cuadro de joan miró 

se convierten en pájaros escondidos bajo la lana en el fondo de un tambor 

esas lluvias dormidas no necesitan una silla para trabajar sentadas 

dicen finas palabras con ojos de gallina mientras soplan el polvillo de las lentejas

dicen santa es la miel santa la miel vieja que no espera ninguna desgracia en la casa dormida

solamente una vez durante toda la vida sale la estrella a platicar con los carneros que no tienen apellido 

la noche está patas arriba y los insignificantes con nariz de gancho van a la sinagoga a llorar por la destrucción del templo

la madre los afeita bajo el impermeable con piel de fruta 

se rasuran el mentón y los pelillos de las orejas 

vienen los ratones con los bolsillos llenos de piedrecitas y garbanzos a volcar los candiles 

ohhhhh                      ahhhhhh                    ohhhhhh

cómo picotean allí dentro sus blancos zapatos de lejía y azúcar

en la última fila apoyados en el hombro de la nieve muerta preguntan a qué vendrá pentecostés 

a frotar con aceite los huertecillos con baldosas de oro a amarse bajo las colchas de cama

qué caminata por la corona de los reyes

solo por hacer algo cruza cada uno su noche y el dedo de los anillos les dice pasa 

allí está giorgio que detestaba las flores y amaba los frutos 

allí las criaturas de apollinaire tirando desde la torre eiffel huevos a los alemanes 

moishe                moishe                              moishe

las patatas azules enterradas en los lienzos de joan miró lloran porque han perdido los resguardos

será que lo hacen porque la hermosura no se puede comprar sino cambiarse por otra belleza

la nodriza y el herrero han cerrado sus ojos y ahora se las arreglan sin beber 

sobre el jabón mojado juegan las niñas que han comprado una vela

a la hora de la siesta las patatas escuchan música y se sirven pastelitos tricolor

todos los días son el día de todos los santos 

los caballos comen fríjoles y las pensiones se llenan por un rato de mujeres y hombres a la manera de josephine baker

amén por los que al mondar las patatas escuchan alguna palabra de su madre 

amén por los que con una mínima inclinación de cabeza dejan a dios con la boca abierta

la lluvia no tiene dinero los corderos no tienen dinero los fuegos artificiales no tienen dinero

igual desciende la bendición sobre sus propósitos

igual el ruiseñor mira a la trompeta por el rabillo del ojo y las esposas y los huéspedes de la revolución industrial quedan pensativos

ohhhhhh                  ahhhhhh                 ohhhhhh

no es necesario caerle bien a la gente basta con no interrumpir el trabajo del mar acariciarle el pelo a la democracia

eso sueñan las patatas bajo el arroz con pollo que se sirven los lanzadores de béisbol después de morderse la lengua 

las patatas se bajan de los taxis de cartón y simplemente entran en restaurantes carísimos llenos de obreros graduándose y apodos bastante lindos

y el hombre que se mantenía al margen de todo se gira para decir no encuentro mi cartera 

y el hombre que se negaba a ver se da la vuelta para declarar por primera vez ¡te amo!

tal vez no para siempre esta felicidad es para ti 

ohhhhhh                ahhhhhh                   ohhhhhh

las patatas enterradas en un lienzo de joan miró



 del libro museo de la clase obrera Juan Carlos Mestre