jueves, 7 de febrero de 2019

Poema de Nicanor Parra





                                                                  Los límites de Chile

No es Chile el que limita con la Cordillera de los Andes, con  el Desierto de Salitre, con el Océano Pacífico, con la unión de los dos océanos : la cosa es al revés. Es la Cordillera de los Andes la que limita con Chile, el Océano Pacífico es el que llega hasta la cumbre del Aconcagua. Son los 2 océanos los que rompen en mil pedazos la monotonía del paisaje sureño. El río Valdivia es el más largo de Chile, Chile limita al norte con el Cuerpo de Bomberos, a sur con el Ministerio de Educación, al este con la cordillera de Nahuelbuta y al oeste con el vacío que producen las olas del Océano que se nombró más arriba, al sur con Gonzalez Videla. En el medio hay una gran plasta rodeada de militares, curas y normalistas que suecunan 1 a través de cañería de cobre.

1.- succionan



                                                      Nicanor Parra

miércoles, 23 de enero de 2019

Poema Una silla para Catherine





                                               UNA SILLA PARA  CATHERINE



                              Incluso la palabra aire  colocada al lado  de la palabra arco
                                                  iris tiene los pies en el suelo.
                              La señorita Catherine tiene los pies en el suelo cuando hace
                                                 apreciaciones sobre este caballero que  es
                                                 mi marido.
                             También los pájaros mayas tienen los pies en el suelo  cuando
                                                 escuchan al sol del rey guacamayo sus
                                                 galanteos.
                             La mitología del amor tiene los pies en  el suelo como una
                                                 muchacha de diecisiete años que conoce a
                                                 un hombre que hace solitarios.
                             Si uno abre una novela hasta el más vulgar de sus personajes
                                                 tiene los pies en el suelo.
                             Qué decir de los árboles, qué de su eterna costumbre de
                                                 quedarse en el mismo sitio  con los pies
                                                 en el suelo.
                            Incluso las sillas desocupadas, señorita Catherine, tienen un
                                                 día sí y otro día no sus cuatro pies en el suelo.


                                        Alexandra Domínguez del libro Poemas para llevar en el bolsillo.

sábado, 5 de enero de 2019

Objetos perdidos poema de Yehuda Amijai






                                                          OBJETOS PERDIDOS


                                       Por los periódicos y los tablones de anuncios
                                       me entero de los objetos que se han perdido.
                                       así sé lo que tenía la gente
                                       y lo que quiere.

                                       Una vez mi cabeza cansada cayó sobre mi pecho
                                       y allí encontré el olor de mi padre
                                       después de muchos años, de nuevo.

                                       Mis recuerdos son como alguien
                                       que no puede volver a Checoslovaquia
                                       o teme volver a Chile.

                                      A veces veo de nuevo
                                      la blanca habitación abovedada
                                      con el telegrama sobre la mesa.

                                                                                    Yehuda Amijai

viernes, 14 de diciembre de 2018

Provincia




                                                                PROVINCIA

                                Día domingo, esquina de la luz, casa de los cerezos,
                                los huéspedes del olvido hierven el agua de los silencios,
                                el carbonero baja la cuesta con su carretilla de imanes,
                                lleva las horquillas del pelo perdidas entre los setos,
                                agujas de las modistas, llaves que no abrirán ninguna puerta.

                                Día domingo, esquina de la luz, casa de los cerezos,
                                pasa el cartero a beber ginger ale con su novia,
                                los predicadores sonámbulos anuncia la salvación de las
                                                             estatuas,
                                el gendarme lustra el charol de su gorra de plato,
                                las hijas crecen como girasoles sobre el tacón de los zapatos.

                                Día domingo, esquina de la luz, casa de los cerezos,
                                los perros envejecidos cuidan el jardín abandonado,
                                las buganvillas incitan al desayuno de las abejas,
                                los aeropuertos están vacíos como una caja de barbitúricos
                                cuando alguien busca en un libro la geografía de un nombre,
                                el agua de un río finlandés para las gaviotas sin puerto.

                                Día domingo, esquina de la luz, casa de los cerezos,
                                pasan las ilusiones por la tabla de multiplicar del cero,
                                pasan con guirnaldas de mayo las criaturas que regresan
                                                         del bosque,
                                los vendedores de periódicos sacan la cuenta del tiempo
                                                           perdido,
                                del tiempo ganado, dormida para siempre a tu lado.
                                Día domingo, esquina de la luz, casa de los cerezos.


                                                         Del libro Poemas para llevar en el bolsillo

lunes, 5 de noviembre de 2018

Amanecer temprano Edith Sodegran



                                                     AMANECER TEMPRANO

                                           Unas última estrellas alumbran  extenuadas.
                                           Las veo desde mi ventana. El cielo está pálido,
                                           apenas se adivina  el día que comienza en la distancia.
                                           Un silencio descansa  tendido sobre el lago,
                                           un susurro acecha entre  los árboles,
                                           mi viejo jardín  escucha medio ausente
                                           el aliento de la noche, que silba sobre el camino.



                                                                                                   Edith Sodergran


                                                       Del libro Encontraste un alma ,Nordica libros


San Petersburgo,1982- Raivola 1923. Sus primeras incursiones en el mundo de las letras tuvieron lugar en 1902 después de haber ingresado en la prestigiosa Petri-Schule  alemana de su ciudad natal, institución en la que aprendió inglés, francés, ruso y alemán. Con el transcurso del tiempo, la autora adoptaría para su producción literaria el idioma sueco, la lengua de su madre.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

El poeta es un asunto allí en lo invisible


 


                                       EL POETA ES UN ASUNTO ALLÍ EN LO INVISIBLE

                              Ese hombre es invisible, su materia de alondra es invisible,
                              anda en lo invisible con pasos que hacen ruido en las calles invisibles,
                              come cosas invisibles, respira lo invisible, paga con monedas invisibles.
                              El poeta es un asunto allí en lo invisible, cruza ríos invisibles.
                              Se acuesta con mujeres invisibles, habla con palabras invisibles.
                              Está en Dublín y es invisible, va por el cielo en aviones invisibles,
                              en su corazón la melancolía es invisible, piensa en cosas invisibles,
                              lee a Kavanagh que escribía libros invisibles,
                              por ejemplo esto es invisible : My soul was and old horse
                              offered for sale in twenty fairs.
                              Su furia es invisible, su tempestad también es invisible,
                              trabaja en una fábrica invisible, gasta sus codos en mesones invisibles,
                              Teiller era invisible, Parra casi es invisible, nadie ha visto a Rojas.
                              Los obreros brindan al final de la jornada con jarras invisibles de cerveza,
                              los solitarios se hospedan en hoteles invisibles, llaman por teléfono
                              a chicas invisibles, esperan en esquinas invisibles a otros invisibles.
                              En el verano la lluvia es invisible, abren entonces un paraguas invisible,
                              se van a provincias invisibles a leer poemas invisibles,
                              se encuentran en un parque con alguien invisible, aman lo invisible.
                              El poeta es un asunto allí en lo invisible, este mismo poema es invisible,
                              un espejo es invisible, la ciudad en la que vivo en invisible,
                              lo imprescindible y lo insignificante, eso es lo invisible.


                                          Alexandra Domínguez del libro La conquista del aire


domingo, 2 de septiembre de 2018

Tristia, poema de María Negroni





                                               Pintura de Alexandra Domínguez


                                                                        TRISTIA
En el momento en que estaba manipulando la imagen de la pequeña Godiva, Joseph Cornell pensó - tal vez - en la dañina vejez. Sus largos dedos flacos se movían, sin prisa, acostumbrados como estaban a las disciplinas del celuloide. Pero su mente estaba en otro lado. La estación, pensó, ya no es propicia para tantas cosas.¿Por qué el deseo, en cambio sigue intacto? Miró a su alrededor : tan solo escombros, cantos y alcobas vedados, penas en la casa exhausta. Después, miró de nuevo la imagen. Soy todavía una música, pensó. Una porfiada elegía, capaz de captar la intriga de la calle humana. Todavía puedo, como Ovidio, escribir místicos desiguales sobre el exilio. No es demasiado.Ni poco.


                                                    Poema de María Negroni, del libro Elegía a Joseph Cornell


Para María Negroni, como para Cornell, el arte es la infancia. No porque la obra atesore un candor olvidado sino porque es el único país de las maravillas y la única tierra del nunca jamás donde se puede conquistar lo incomprensible. Elegía Joseph Cornell es un diario íntimo (si acaso fuera posible un diario íntimo por interpósita personal) : el artista-niño no podría haber escrito estas páginas, pero es único  que podría saber leerlas. Es que - así lo quiso él - las películas más conmovedoras son aquellas concebidas para no ser filmadas nunca. Como este libro que aún no ha sido escrito.

                                                                                          David Oubiña